Acantilados

La Côte d'Albâtre debe su nombre a 140 km de acantilados cretáceos comprendidos entre el Estuario del Sena y el del Somme. En Etretat estos acantilados son los más pintorescos: sorprenden al visitante por su verticalidad y confrontan a una belleza salvaje y un poco austera.

Attention, les balades sous les falaises sont interdites, veuillez vous reporter à l'arrêté municipal.

El acantilado de Aval

naturelle_etretat_avalLa Porte d'Aval, inmensa arcada de silex, fue cavado por las olas al golpear el extremo del acantilado. 
La aguja, de 51m es un testigo del pasado geológico de los acantilados de Etretat. Al volverse famosa, ha conquistado una reputación universal e inspirado a numerosos pintores y escritores. Es hueca, ¿habrá albergado el tesoro de los Reyes de Francia descubierto por Arsène Lupin, como lo cuenta la novela de Maurice Leblanc L'aiguille Creuse?

 

La Manneporte

Naturelle etretat La Manneporte, aún más monumental, está situada del otro lado de la Porte d'Aval, en el extremo de la playa de Jambourg. Guy de Maupassant afirmaba que un buque habría podido atravesarla con todas las velas desplegadas.

 

 

La Courtine

Naturelle etretatAl pie de la Manneporte, una extensa sala circular llamada Le Petit Port alberga taludes verdes regados por pequeñas fuentes cuyas aguas frías caen en cascada: les Pisseuses. La Courtine es la gruesa muralla que se erige ante nosotros y avanza en el mar. Se ha excavado un acceso hacia la playa del Tilleul

 

 

El Acantilado de Amont

Naturelle etretat El Acantilado de Amont se encuentra del otro lado de la playa y se llamaba hace aún menos de un siglo el Acantilado de Blanc-Trait, a causa de la blancura de la tiza visible desde alta mar a gran distancia.
¿Cómo no rendir homenaje al agudo sentido de la observación de Maupassant que en "Une vie" compara el arco de Aval con un elefante que empapa su trompa en el mar? Encontramos todo: la trompa, la cabeza y sus orejas, los miembros anteriores y posteriores e incluso un palanquín de Maharadjah en su espalda.


 

La Roca Vaudieu y la Aguja de Belval

Naturelle etretatA la derecha el acantilado de Amont, en el extremo de la playa, se eleva la sorprendente Aguja de Belval. Ésta parece mantenerse en pie por un prodigio de equilibrio: su pie corroído por las olas se va reduciendo poco a poco. La Roca de Vaudieu, refugio de los guillemots, se asemeja a un gran lienzo de pared que se quedó solo de pie en medio de las ruinas.

 

 

Compartir esta página!

bookmark at: Twitter bookmark at: Facebook bookmark at: MySpace bookmark at: Del.icio.us bookmark at: Digg bookmark at: Yahoo bookmark at: Google bookmark at: Diigo